Noticias

Principales diferencias entre las hipotecas variables, fijas y mixtas

Principales diferencias entre las hipotecas variables, fijas y mixtas

La hipoteca de tipo variable es la que se utiliza normalmente como instrumento para la financiación en la compra de una vivienda en España. Sin embargo, estos últimos años se han utilizado con mucha frecuencia también hipotecas de tipo fijo o mixto.

De acuerdo a los datos obtenidos en la estadística de Hacienda en 2017 y publicadas en el Instituto Nacional de Estadística, existe un total de 65,9% de hipotecas que se suscribieron y que eran a tipo de interés variable. Por otro lado, seis años antes las estadísticas eran muy diferentes ya que ese porcentaje de hipotecas de interés variable ascendía a un 97%. Con un porcentaje tan alto las hipotecas a tipo fijo o mixto tenían una firma que se consideraba casi testimonial.

Teniendo en cuenta como está el Euribor y que el coste de las hipotecas está más bajo que en ningún otro momento, ¿piensas que la hipoteca de variable es la idónea para ti?


¿Cuál es la hipoteca a tipo variable?

Lo primero es definir un préstamo hipotecario a tipo variable, dicho préstamo es aquel que se caracteriza por poseer un tipo de interés que se compone de un diferencial de tipo fijo el cual se suma a un índice de referencia (lo normal que este sea el Euribor). La cantidad a pagar en cuotas mensuales aumenta o disminuye en función de lo que varíe el índice que se tome como referencia para aplicar el diferencial. Lo normal es que se aplique el dato correspondiente al Euribor del mes en que se firme la hipoteca y cada un tiempo de seis meses se vaya actualizando el tipo de interés dependiendo del último valor asociado al Euribor.

La propiedad principal de la hipoteca a tipo variable es que el tipo de interés de la misma depende de un indicador de referencia (habitualmente el Euribor), al que generalmente se le suma un diferencial. La cuota mensual adeudada variará en función de la evolución de este índice, y como mencionamos previamente lo normal es que se revise cada seis meses/ un año.

La ventaja principal que se asocia a este tipo de hipotecas es que podemos aprovechar cuando el Euribor esta bajo ya que entonces disfrutaríamos de cuotas más reducidas. Por otro lado, también debemos tener en cuenta que las cuotas y sus pagos aumentarán si el Euribor sube. La cuota mensual que paguemos será una u otra dependiendo de esta variable, y no podemos saber la cantidad que pagaremos durante los años que debamos pagar la hipoteca.


¿Qué características tiene una hipoteca a tipo variable?

1º El tipo de interés que debemos abonar se actualiza según lo pactado en el contrato de contratación de la hipoteca (normalmente cada seis meses), en él se tomará en cuenta el último valor del Euribor.

2º Cuando se actualiza el tipo de interés, el importe de la cuota mensual también lo hace y este varía.

3º Este tipo de hipoteca se suele ofrecer con un tipo de interés más bajo que el que normalmente tienen las hipotecas fijas.

4º Habitualmente, el plazo máximo en que es posible devolver el préstamo, es más elevado dentro de las hipotecas variables y menor en las hipotecas fijas.

5º Debido a lo expuesto en el punto previo, el importe a abonar en cada cuota mensual es menor usualmente que en una hipoteca a tipo fijo. Si posteriormente, y según pasan los meses, el Euribor aumenta, las cuotas en la hipoteca a tipo variable podrían llegar a ser superiores que en una a tipo fijo.


¿Cuál es la hipoteca a tipo fijo?

La hipoteca a tipo fijo es aquella en la que el tipo de interés se mantiene igual durante el tiempo considerado como amortización total del préstamo hipotecario.

Debido a esto, la cuota mensual a abonar no varía, siempre es la misma y de esta manera siempre sabremos el importe exacto que debemos pagar mensualmente en cada cuota desde el primer mes hasta el final.

Sin embargo, la desventaja es que en este tipo de hipotecas el interés aplicado suele ser mayor que en las de tipo variable. Es decir, al ser el mismo no podremos aprovechar si el Euribor baja como en las de tipo variable.

El fin de este tipo de hipotecas recae en que estas aportan mayor seguridad al deudor del préstamo hipotecario. Esta seguridad se debe a que el interés no sufrirá cambios y siempre tendrás la certeza de que la cuota mensual será la misma.


¿Cuál es la hipoteca mixta?

La hipoteca mixta es aquella en la que se combinan características de las hipotecas a tipo fijo y de las de a tipo variable. En estas lo que se hace es que durante los primeros años se aplica el interés de forma fija (como en las de a tipo fijo). Sin embargo, a diferencia de las hipotecas a tipo fijo, en estas, tras los primeros años el interés pasa a ser variable y se referencia al Euribor como pasaba con las hipotecas de tipo variable.

El objetivo de las hipotecas mixtas es la consecución de una seguridad como la que proporciona la hipoteca a tipo fijo y el beneficio que recae en aprovechar las variables de las subidas o bajadas del Euribor.


¿Cuál sería la más conveniente?

En términos de costes, y teniendo en cuenta las circunstancias de hoy en día en que el Euribor se encuentra en sus mínimos históricos, la hipoteca a tipo variable actualmente tiene una TAE más baja que las hipotecas a tipos fijos y mixtos.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que esta situación podría revertirse en el caso en el que el Euribor subiera en los próximos meses o años.

En el momento en que eso pase, la TAE de las hipotecas a tipo variable podría crecer y ser superior a la del resto.

Por otra parte, contando con que las hipotecas a tipo fijo tienen un tipo de interés superior a las hipotecas a tipo variable, el interés de su contratación estará relacionado indirectamente con la evolución del euríbor. Si el Euribor sube, lo más seguro es que el tipo de interés de las hipotecas fijas y el primer tramo de la hipoteca mixta también se incrementes ya que son más caras.

De cualquier modo, es muy complicado anticiparse a la futura evolución del Euribor, teniendo en cuenta que los préstamos hipotecarios se contratan para muchos años.

Se puede esperar que la situación económica vaya mejorando en los próximos años, lo que puede ser un posible aumento en los tipos de interés (y consecuentemente del euríbor), es decir, que se produzca el encarecimiento de la cuota mensual de nuestra hipoteca a tipo variable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts

Comparar

Enter your keyword