Noticias

¿Qué viviendas son las adecuadas para teletrabajar?

¿Qué viviendas son las adecuadas para teletrabajar?

TeletrabajoActualmente el teletrabajo se ha convertido en la modalidad de trabajo más demandada profesionalmente, tanto es así que uno de cada cuatro españoles que rondan entre los 18 y 65 años teletrabajan.

A través del inicio del COVID19 se ha incrementado un 20% de teletrabajo frente al 6% que había antes de la crisis. Es decir, durante la crisis sanitaria se ha producido un incremento hasta el 26% del porcentaje de las personas que teletrabajan.

El objetivo de esta conclusión es conocer las consecuencias más directas de la situación provocada en el sector inmobiliario por la crisis. El incremento de los españoles teletrabajadores supone dos cambios en el comportamiento cotidiano. Primeramente se pasan más horas en casa y, por otro lado se dan nuevos usos al hogar que inicialmente no estaban previstos. Es por eso que las expectativas y las percepciones sobre las viviendas están cambiando respeto a esta nueva situación.

Como indican los expertos, “si el teletrabajo ha venido para quedarse será un factor que condicione totalmente el lugar donde vivamos, ya que en estos momentos no será una prioridad vivir cerca del trabajo.” Se podrán priorizar ciertas características de la vivienda, que hasta ahora no han tenido cierta relevancia. Ya no será necesario vivir cerca del lugar del trabajo, por lo que las zonas de interés como el jardín y la piscina tomarán importancia en las decisiones finales.

Además otro de los factores que condicionará el tipo de viviendas más buscadas serán poder tener un espacio específico para trabajar, como un despacho, este factor cobra mucha relevancia en la búsqueda de una nueva vivienda.

El perfil más usual de la persona que teletrabajan es de alguien que ronda los 40 años, vive en una capital de una provincia y sus sueldo ronda entre 1500-2000€. Actualmente no se le puede asignar un sexo determinado, ya que el reparto entre los hombres  y mujeres que teletrabajan está muy equilibrado.

En relación a la convivencia de las personas que teletrabajan, lo más frecuente es convivir con pareja, independientemente de si es con o sin hijos. Este dato afecta al 58% de los casos,

En cuanto a sus rasgos, cambian sensiblemente con el conjunto de la población. Los que teletrabajan tienen unos ingresos más altos, son más jóvenes y tienen un nivel de estudios altos.

Si se compara el nivel socioeconómico los trabajadores que se sitúen en los escalones más altos obtienen una suma de un 17 % del conjunto de la sociedad, pero, son el 33 % de los que teletrabajan.

En referencia a los territorios de Madrid y Cataluña el número entre los teletrabajadores es muy superior que el que les correspondería por su población.

El conjunto de todas las variables retrata el perfil del teletrabajador, un tipo de trabajador diferente al del conjunto de la sociedad. Lógicamente estamos ante trabajadores de oficina. Su educación, ingresos, ubicación, etc son más próximos a la tecnología para el trabajo en remoto.


¿Estamos equipados para para teletrabajar?

La crisis sanitaria nos pilló desprevenidos en la mayoría de los casos, ya que fue una situación que no pudimos planificar.

Por ese motivo el equipamiento y las viviendas podrían no estar adaptados a las necesidades.


¿Qué es lo que buscan las personas que teletrabajan? ¿De qué condiciones carecen para poder hacerlo en buenas condiciones?

Las personas que teletrabajan valoran más las tecnologías para poder realizar convenientemente las tareas. Concretamente se centran en la disponibilidad de la banda ancha y e quipo informático del que disponen.

Lógicamente será así, ya que sin estos elementos esenciales el teletrabajo y, en la era digital sería imposible de conciliar. Por eso estas variables son las que mejor cubiertas deberán tener este colectivo de personas que desempeñen sus funciones laborales en su hogar.

Otros factores que influyen para tener un buen entorno de trabajo en nuestra vivienda sería disponer de una habitación o despacho separado del resto del hogar la amplitud del espacio de trabajo, el mobiliario adecuado para su función e incluso el silencuo serán importantes para los trabajadores.

Este colectivo piensa en las cuestiones que afectan al funcionamiento de su trabajo, pero a diferencia de las tecnologías no son imprescindibles. Por esa razón, más de la mitad de los que teletrabajan carecen de estas infraestructuras en sus casas.

La importancia de estos elementos varía en relación a la edad o situación de convivencia.

Otro rasgo destacable que evoluciona con la edad es la relación que existe en cuanto más avanza la edad es más frecuente disponer de un despacho propio en la vivienda.

Además de la edad o la convivencia existen algunas diferencias que varían en función de la propiedad de la vivienda. Alrededor de un 26% de los que teletrabajan viven de alquiler, y un 74% son los dueños de la casa. Generalmente cuando la vivienda es de propiedad está mejor acondicionada para ejercer el teletrabajo que cuando se vive de alquiler.

Concretamente el 57% de los teletrabajadores que viven en una propiedad frente al 34% de los inquilinos tienen en sus hogares una estancia o despacho separado del resto de la casa habilitado para trabajar.

El resumen de este colectivo de personas que teletrabajan tienen una mayor demanda de ciertas características residenciales, como es el hecho de que los teletrabajadores suponen un 31% del conjunto de demandantes de la vivienda. Es decir, uno de los segmentos más activos del mercado inmobiliario.

En las viviendas en los que alguno de los miembros de la familia teletrabaja, los motivos que más incentivan la búsqueda de una nueva casa son:

  • El precio.
  • Cambiar la convivencia.
  • Espacios al aire libre.
  • Características del inmueble.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts

Comparar

Enter your keyword