Noticias

Vivienda Sostenible: eficiencia y ahorro. ¿Qué es el Certificado Energético?

Vivienda Sostenible: eficiencia y ahorro. ¿Qué es el Certificado Energético?

Sostenibilidad y ahorro económico

La ecología y las medidas en favor del mantenimiento del medio ambiente ya forman parte de prácticamente todos los ámbitos de nuestras vidas.

La tendencia hacia modelos de producción energética más limpios y el fomento de medios de transporte más respetuosos con el medio ambiente, son un hecho cada vez más interiorizado en la sociedad. Por ello, resulta interesante ver hasta qué punto la ecología y la sostenibilidad pueden afectar a nuestras decisiones vitales.

En pocos años resultará complicado comprar un coche diésel. Al mismo tiempo, se premiará a aquellos que apuesten por vehículos con la etiqueta ECO o 0 emisiones, al menos mientras no sean la mayoría.

Siguiendo la tendencia que tan claramente podemos ver en el plano automovilístico, podemos acercarnos al mundo de la vivienda, en el cual desde hace ya unos años se está desarrollando el concepto de vivienda sostenible.

A diferencia de lo que ocurre con el automóvil, la vivienda sostenible ofrece posibilidades reales de actuar de forma activa en la producción de energía limpia, lo cual es un gran punto a favor para quienes están dispuestos a invertir un extra para contribuir en este sentido, como veremos más adelante.

Actualmente la actitud de las administraciones en cuanto a incentivar el consumo o la compra de productos más verdes, sean coches o viviendas, fundamentalmente se basa en las subvenciones por un lado y las penalizaciones por otro. Un equilibrio complejo ya que, aunque el objetivo es aumentar la demanda de las versiones más sostenibles del mercado, las penalizaciones pueden perjudicar a quienes no pueden actualizarse.

Es decir, el problema, aun con subvenciones, es que la vivienda sostenible todavía es más cara que una “normal”.

Antes de desarrollar el tema de los beneficios frente a los costes, veamos qué es exactamente una vivienda sostenible.


¿Qué es una vivienda sostenible?

En esencia es aquella que aporta beneficios al medio ambiente. Esto lo consigue aprovechando al máximo los recursos climáticos y energéticos del medio donde se encuentra, reduciendo al mínimo su demanda energética y sus emisiones de dióxido de carbono, priorizando también las energías renovables.

Se calcula que el hogar medio español emite anualmente unas 5 toneladas de CO2. Al mismo tiempo, aproximadamente el 95% de los hogares ya construidos y habitados podrían evitar consumos desmesurados. Y esto se debe a que algunas de las medidas fundamentales para ganar en sostenibilidad en el hogar no requieren de medidas muy especializadas como las que se aplican en algunas obras nuevas.

Una vivienda verde apuesta por el mejor aislamiento térmico, electrodomésticos más modernos y con menor consumo y una iluminación más inteligente. Pero en las nuevas construcciones, la ecología aplicada va mucho más allá.

  • Viviendas adaptadas al entorno para reducir el consumo: orientación calculada para aumentar las horas de luz y reducir el exceso de calor o la pérdida de temperatura por fenómenos meteorológicos habituales.
  • Carpintería exterior con doble o triple acristalamiento.
  • Aislamiento térmico y acústico.
  • Uso racional del agua y reducción de posibles pérdidas.
  • Climatización eficiente.
  • Diseño adaptable que permita aplicar las actualizaciones que surjan para mejorar aún más.
  • Implantación de sistemas de producción energética para autoabastecimiento.

Este último punto es la principal diferencia entre lo que se conoce como vivienda sostenible pasiva y vivienda sostenible activa, siendo la pasiva la que se limita a reducir el consumo todo lo posible, y la activa aquella que además produce su propia energía.


Beneficios Económicos

Se calcula que una vivienda eficiente puede suponer hasta un 20% de ahorro en las facturas anuales ligadas con el consumo.

Si bien es cierto que algunas viviendas de nueva construcción con las mejores calidades en términos de sostenibilidad pueden ser más caras, la clave está en el medio y largo plazo. No solo por el ahorro anual en facturas que ayudará a amortizar esa diferencia de precio antes o después, también hay que pensar en las posibles subvenciones y en las cargas fiscales que en el futuro se irán aplicando para incentivar la actualización hacia modelos más limpios.

En este sentido es, nuevamente, parecido a lo que sucede con los automóviles. Si compramos ahora un diésel tendremos ventaja de precio respecto a la mayoría de los eléctricos o híbridos, pero más pronto que tarde nos pasará factura cuando la legislación se adapte a la tendencia. Esto puede parecer coercitivo en el plano de los vehículos, pero en lo que nos ocupa, lo inmobiliario, es una gran oportunidad.

Actualmente solo un 5% de las viviendas en España se pueden considerar realmente eficientes, pero ¿Cómo se mide esto?


El Certificado Energético

Este documento, obligatorio desde 2013 para el alquiler o venta de inmuebles, busca certificar la calidad de la propiedad en términos de consumos de energía y emisiones.

El propietario es quien debe contratar los servicios de un técnico certificador que evaluará los aspectos pertinentes y, si se quiere hacer oficial, enviarlo al departamento correspondiente de la comunidad autónoma.

Aunque es obligatorio, el certificado energético es meramente informativo, es decir, el resultado del mismo no implica consecuencias.

La tenencia del certificado, como decíamos, es obligatoria para cualquier transmisión de propiedad. En caso de venta deberá entregarse al comprador e incluirse en el contrato de compraventa. En caso de alquiler deberá mostrarse y entregar una copia del certificado. En caso de no cumplir con estos requisitos, la administración podría multar al propietario.

El certificado energético para inmuebles funciona prácticamente igual que con los electrodomésticos, otorgando una calificación que va desde la A (más eficiente) hasta la G.

Según el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE), el 84% de las viviendas certificadas en España estarían entre la E y la G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts

Comparar

Enter your keyword